Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted on Dec 11, 2013 in Incapacidades

Prestación por incapacidad temporal

Una enfermedad o accidente, laboral o no, que impidan trabajar y que requieran que la persona afectada tenga que ser asistida en un centro sanitario son los que originan lo que se conoce como incapacidad temporal.

De ahí que exista lo que se conoce como prestación por incapacidad temporal, que ayuda a que quien sufra aquella el poder paliar la falta de ingresos que tiene en ese momento por no poder trabajar de manera normal. Concretamente dicha ayuda ampara las situaciones citadas y también las de referentes a los periodos de observación por enfermedades profesionales.

Incapacidad temporal

Incapacidad temporal

No obstante, es importante tener en cuenta quiénes reciben esa prestación y también qué importe tiene la misma. Cuestiones ambas que te analizamos a continuación.

Para poder recibir aquella es vital que la persona en cuestión esté afiliada a la Seguridad Social y tener cubierto un determinado periodo de cotización. En caso de enfermedad común, un total de 180 días durante los cinco años inmediatamente anteriores a aquella. Cuando lo que se produce es un caso de accidente o enfermedad laboral no se exige ningún tipo de periodo.

Prestaciones por incapacidad temporal

Prestaciones por incapacidad temporal

Otra de las cuestiones anteriormente citadas e importantes es el importe que tiene esta prestación y que desde Irías Abogados nos encargamos de solicitar a los clientes que así nos lo piden. En concreto, estas son las cuantías establecidas:

  • La cantidad se establece en función del resultado que da el dividir la base de la cotización del mes anterior entre el número de días del mes.
  • Cuando se está ante un accidente de tipo no laboral o una enfermedad común, la cantidad de la prestación será del 60% de la mencionada base entre los días 4 y 20, y del 75% a partir del día 21.
  • En casos de enfermedades profesionales o accidentes laborales, el día del suceso cobrará íntegramente el salario de la jornada de manos del jefe y a partir de ese momento el 75% de la base reguladora.